Las 8 mejores playas de Cantabria

Las playas de Cantabria no tienen nada que envidiar a ninguna otra zona turística, ya que por muchos son consideradas las mejores playas de todo el país. Con unos 300 kilómetros de costa, y a pesar de ser una de las comunidades autónomas más pequeñas, Cantabria cuenta con unas 100 playas, en su gran mayoría poco masificadas y rodeadas de naturaleza.

La gran diversidad que nos ofrecen las playas de Cantabria provoca que sea un destino turístico ideal para diferentes gustos. El denominador común de las playas de esta zona es, sin duda, la baja masificación que hay en las mismas, dado que no es el típico lugar al que ir a veranear con la típica premisa del «sol y playa». La presencia de la naturaleza en ellas, como ya hemos comentado, es otro de los pocos puntos en común entre la mayoría de sus arenales.

Municipios costeros de Cantabria

Hay que tener en cuenta que todas las playas de esta comunidad autónoma están bañadas por el Mar Cantábrico, lo que asegura temperaturas del agua bastante más cálidas (unos 22-23º de media en verano) que las que se dan en las playas de Galicia bañadas por el Atlántico (15º). Eso si, no llegan a ser todo lo cálidas como las del Mediterráneo (25-26ª), que suelen destacar en parte por esta razón.

Si buscas otras zonas del Mar Cantábrico que merezca la pena visitar, las playas de Asturias están bastante cerca y tienen unas características similares. Si buscas aguas más cálidas, las playas de Almería son un buen destino a tener en cuenta, por no hablar de las playas de Málaga, que destacan por su buen tiempo y la calidad de los arenales.

Mejores playas de Cantabria

Playa de Langre (Langre)

Un espectacular arenal de 800 metros de longitud, compuesto de una arena fina y dorada, y rodeado por un prominente acantilado de 25 metros de altura. Más allá de la imagen pintoresca que podremos disfrutar si vemos la playa y el acantilado desde cierta distancia, la Playa de Langre es una de las playas más tranquilas, aunque su acceso no está preparado para todos los públicos, y los servicios en la zona colindante a la playa son inexistentes.

Sus aguas no son precisamente tranquilas, razón por la cual es uno de los puntos de interés para los surfistas. Hay que tener precaución al darse un baño, ya que sus aguas pueden ser más traicioneras que las de otras playas con aguas más tranquilas.

Playa Primera de El Sardinero (Santander)

Una de las playas urbanas más bonitas de España, que tiene como única competencia directa a la playa de la Concha, en San Sebastián. Dejando a un lado que la playa en si es una delicia, cabe destacar el valor arquitectónico de algunos de los edificios colindantes a la misma, como el Gran Hotel o el Gran Casino. Por desgracia, no está totalmente equipada para permitir un fácil acceso a todos los públicos, ya que el acceso es a través de escaleras que bajan desde el paseo.

Playa del Puntal (Somo)

Una de esas playas ideales para aquellos que buscan estar rodeados de naturaleza, asumiendo los costes que esto implica (difícil accesibilidad y/o escasez de servicios en la zona). La Playa del Puntal, situada en la bahía de Santander, es un fantástico arenal de 500 metros de la mejor arena desde el que tendremos unas vistas perfectas de la ciudad cántabra. Se accede por un camino de madera, que tiene una duración de unos 15 minutos (la alternativa es ir en barco desde Santander).

Playa de Oyambre (San Vicente de la Barquera)

Una de las joyas geográficas que nos deja el mar a lo largo de toda la costa española. Además de tener la suerte de estar rodeada de el Parque Natural de Oyambre (es todo verde, literalmente), esta playa cuenta con la peculiaridad de situarse justo en la desembocadura de un río. Esto da lugar a que una de las zonas de la playa de al río, dando lugar a una curiosa e inusual imagen. Es una de las playas más tranquilas de Cantabria, además de una de las más bonitas, ¿qué mas quieres?.

Playa de Berria (Santoña)

Forma parte del selecto club de playas cántabras que cuenta con el galardón de Bandera Azul. Es una playa de carácter semi-urbano, de ocupación media, y cuenta con servicios básicos como aseos y duchas (además de todos los requisitos que debe cumplir para sder merecedora de la bandera azul). A pesar de tener una ocupación más alta que otras de las playas de la lista, su gran extensión (más de 2 kilómetros de longitud) propicia que aún así sea una playa tranquila y espaciosa.

Playa de Arnía (Santa Cruz de Bezana)

Esta playa forma parte de un numeroso grupo de playas de carácter paradisíaco que se pueden encontrar en los alrededores de la ciudad de Santander. A pesar de no ser una playa muy grande, la belleza de las formas rocosas que se dan en su entorno es digna de reseñar. Las características de esta playa son propias de las playas de su zona, también conocida como Costa Quebrada, un tramo del litoral que es muy conocido por las pintorescas formas que ha dejado en él la lucha del mar con la tierra.

Playa Trengandín (Noja)

Una de las playas de Cantabria con mayor extensión, gracias a sus 3.000 metros de longitud, y una de las mejores de la región para ir con niños a disfrutar del día. Gracias a la calidad de sus servicios y a las características que reúne, la playa de Trengandín es otra de las galardonadas con la bandera azul europea. Está muy cerquita de las Marismas de Santoña, que forman, junto a las de Victoria y Joyel, la zona de humedales más importante del litoral cantábrico.

Playa de Covachos (Soto de la Marina)

Con tan solo 50 metros de longitud, es la playa más pequeña de toda la lista. Eso si, también es una de las playas más bonitas de Cantabria, gracias al entorno natural en el que se sitúa, y al característico islote que hay al lado. La tranquilidad y baja ocupación de la playa de Covachos ha propiciado que se convierta en una playa donde se permite practicar el nudismo.